miércoles, 25 de septiembre de 2013

Una luz esperanzadora

Me trae una brisa clara la bebida de tus ojos,
El manantial rico de amor y de esperanza,
Tu pelo es un canto a la diosa de los tiempos,
Tu cara la figura marmórea de la venganza.
Tiempo sobre tiempo nos fuimos conociendo,
Lagrimas dejadas en el pasado y en el olvido,
La era del amor que juntos hemos fundado,
Nos ha rescatado tanto del miedo como del frío.
Que la luz de la esperanza siga alumbrándonos por siempre,
El desamor, los poemas tristes, la noches queden lejos,
Una suave amor es el mejor reflejo,
Del amor que con gracia y suavidad te profeso.
Publicar un comentario