martes, 21 de agosto de 2012

Confesiones


a pasado el tiempo y nuestras vidas han cambiado, hemos tomado caminos de los que no podemos volver atràs.

Nuestros destinos se separaron desde hace mucho.

No pierdo nada al escribir esta carta, pero gano un corazòn mas tranquilo.

Mientras tu creias que yo era tu amiga, la que escuchaba tus historias, con la que escuchabas canciones de amor en las que pensabas en alguien màs yo pensaba en ti, si en ti, vivi enamorada de ti desde que te conoci, desde que te hablè, desde que te vi. Guardè en silencio mis celos y enojos cuando alguien se acercaba a ti, no sè como pude disimular tanto tiempo, no sè como pude fingir.

Cuando te fuiste de mi vida, llorè como una niña, llorè de dolor, del dolor de perderte y talvèz no verte nunca màs, llorè porque dentro de mi pecho habitaba un grande amor prisionero de la timidez. Llorè porque el tiempo ùtil para hablarte del mas profundo amor que tenia en mi corazòn habia pasado y desde el momento en que te fuiste, se instalò un reloj de arena con el ùltimo tiempo para decirte lo que sentia y a pesar de eso no tuve el valor para hacerlo. Ahora que han pasado los años, ahora que sè con certeza que jamàs estaras a mi lado, quiero decirte cuanto te amè, te amè mas que todo, mis primeros amores los vivi con la sombra de tu mirada.

Las primeras canciones de amor las escuchè sin ti, mirando las estrellas e imaginando como seria todo si te tuviera a mi lado, como seria si te hubiera hablado del amor que tenia para ti, en mi mente todas mis frases de amor tenian un hubiera, un hubiera que no existe, un hubiera que alimenta la ilusiòn de quien no tiene esperanzas.

Deseo con todo mi corazòn que seas feliz y si algun dia recuerdas aquellos momentos, que compartimos juntos, me gustaria que recordaras que aquella niña te adoraba con toda su alma inocente. Y que durante mucho tiempo estuviste en sus sueños. Ahora solo estas en los deseos sin cumplir de una pobre ilusa que solo te regala sus confesiones!
Publicar un comentario